A pesar de ser muy pocas personas en Colonia Procats, y no poder daros un apoyo físico, logístico o económico como nos gustaría, siempre tratamos de ayudar en la medida de nuestras posibilidades.

Cada día sois más quienes nos escribís porque queréis gestionar colonias felinas pero no sabéis cómo, u os habéis encontrado un animal y queréis buscarle un buen hogar de acogida o adoptivo.

En este apartado esperamos poder proporcionaros toda la información para que vosotros también podáis hacer lo mismo que hacemos nosotros: esto se trata de involucrarse, no mirar hacia otro lado, y ser capaces de sacarse uno mismo las castañas del fuego e implicarse por el bien del animal. Quien quiere ¡puede! Mucho ánimo y GRACIAS por no mirar hacia otro lado.

CÓMO GESTIONAR LAS CASTRACIONES DE UNA COLONIA FELINA

Organización previa

Para esterilizarlos, tendrás que organizar una captura mediante método CER (Captura – Esterilización – Retorno) tiene muchos pasos, y depende de la situación de cada persona, la organización podría variar. Te contamos los pasos que hacemos para capturas:

  1. Material de captura: por cada gato que se coja, se necesitará una jaula trampa, una manta que cubra la jaula al completo, comida blanda para gato y cartones para poner en la base de la jaula.
  2. Rutina de alimentación: lleva todos los días a una misma hora pienso para alimentarles. Los tendrás bien localizados, podrás controlar cuántos son (censo) y controlarás si en algún momento falta alguno. Tras unos días de rutina, conseguirás que la mayoría te esté esperando cerca del punto de comida: cogerán confianza contigo y eso hará más fácil poder cogerlos. Recomendamos llamarlos siempre de la misma forma y hacer sonar el pienso sobre el recipiente (esto les estimulará, se acercarán con más ganas y te conocerán por esto también). Aconsejamos poner la comida en un lugar apartado, donde nadie pueda verla, también pon agua, y ve si puedes a alguna hora que sepas que la zona está tranquila.
  3. Censo: con la rutina de alimentación podrás contar los gatos que hay, y hacer un censo para calcular costes de esterilización, de alimentación y pensar cuánto tiempo necesitarías para tener la colonia controlada. Intenta hacer sexado, para calcular el número de camadas que podrían aparecer en caso de castrar con poca asiduidad.
  4. Quita la comida el día de antes: aunque suena cruel, hay que hacerlo, para asegurarte que los gatos tengan hambre y esperen en el momento de la captura. Tienes que abstraerte: si te da pena y esto no lo haces, al final terminarás haciendo capturas en las que no caerá ningún gato porque habrán comido mucho, y estarás perdiendo el tiempo.
  5. Alíate con vecinos y alimentadores: Si hay más gente implicada es genial organizarlo entre todos. Explícales tu intención e incluso animales a que echen una mano en capturas, transportes, económicamente… Si aun así no quieren colaborar, al menos informales de cuándo harás las capturas y sobre todo, pídeles que no pongan comida. Nosotras en las capturas ponemos estos carteles porque muchos vecinos sino, les ponen comida (y aún así… alguno sigue erre que erre!) y cuando tenemos que crear un punto de comida puntual al querer coger a algún gato en concreto, también ponemos estos carteles.

El día de la captura

Intenta hacerlo todo de forma metódica, tranquila y de la misma manera:

  1. Prepara la jaula: la jaula trampa la puedes comprar por unos 35€, las que tenemos nosotras son plegables como ésta, mas fácil a la hora de guardarla. La jaula la tienes que dejar abierta, y meter unos cartones que hagan de base para que cubran toda la parte de dentro que vaya a pisar el gato (ya que muchos si pisan la propia jaula de metal, no entran porque no les da confianza el tacto). Al final del todo, detrás de la trampilla, deberás colocar comida que huela mucho (comida blanda, pollo cocido, sardinas, etc.) para que el gato se apresure a comérselo, y al llegar al cuenco, pise la trampilla colocada justo delante: en ese momento la puerta se cerrará y tendrás que ir corriendo y tapar rápidamente la jaula para evitar que el gato en un intento por salir de la jaula, empiece a golpearse por todas partes y se dañe. La jaula la deberás de colocar en un lugar donde nadie pueda verla, y siempre tendrás que hacer guardia para que nadie la robe (imaginate si encima se la llevan con un gato dentro!).  
  2. Paciencia: mantente a una distancia prudencial, en la que siempre veas la jaula y observes los comportamientos de los gatos. De esta manera, en cuanto alguno caiga lo verás y actuarás deprisa. Puedes esperar dentro de un coche, sentada por la zona, etc. Aconsejamos atar la jaula a una valla, en caso de que vayan a ser capturas largas, para evitar robos.
  3. Cuando caiga un gato: ve corriendo y tapa de inmediato la jaula con una manta (si es invierno), sábana (si es verano) ya que se ponen como locos intentando salir de la jaula y se hacen mucho daño con el metal (puedes verlo en este vídeo). Al taparles se quedan más tranquilos y dejan de hacerse daño. Métela al coche si vas a seguir cogiendo otros gatos. En caso de hacer una captura múltiple, instala las jaulas muy separadas, y pon gomaespuma en la puerta, para que cuando se cierre de golpe una, los gatos que estén rondando las otras instaladas no se asusten.
  4. Asegúrate de que la jaula siempre esté bien cerrada: antes de meterla al coche, o dejarla en cualquier sitio, para que el gato no se escape. Las jaulas trampa tienen buenas medidas de seguridad para que esto no suceda, pero nos sentimos más seguras poniendo bridas resistentes en ambos extremos de las jaulas.
  5. Reestablece la normalidad: en cuanto termina la captura, es importante volver a dejarles pienso y también comida blanda. Piensa que durante la captura ellos escuchan a sus compis felinos maullar y hasta gritar al caer en una jaula, y eso es un momento traumático para todos ellos… Si todavía te falta por coger algún gato y tuvieras que repetir las capturas, es importante hacer como si nada hubiera sucedido.

Pre-operatorio, castración y postoperatorio

  1. Pre-operatorio del gato: cada veterinario te dirá unas condiciones de pre-operatorio según la operación que apliquen. Por norma general tienen que estar 6-8h en ayunas. Lo ideal es hacer la captura por la noche y llevarlo a primera hora del día siguiente a castrar. Así no tendrás que sacarlo ni de la jaula trampa, y te asegurarás que no ha comido nada desde la captura. Lo tendrás que dejar en un lugar tranquilo de una casa, ¡sin sacarlo de la jaula! y tapado con sábana, en un lugar oscuro, tranquilo y calentito (los baños y cocinas son lo más cómodo). Si no puedes, pide ayuda a alguien, ya que serán unas 8 horas las que tendrás que tener así al animal, sin darle agua ni mucho menos comida. También puedes consultar con las clínicas veterinarias, a veces los pueden dejar por la noche (si no los capturas muy tarde) en la jaula trampa en sus instalaciones.
  2. Operación del gato: pasadas esas horas, llévalo al veterinario. Respecto a este tema, siempre recomendamos buscar los vetes cerca de la colonia, de esta manera, a lo mejor hasta los conocen, o si van a ser muchos para castrar a lo mejor pueden darte buenos precios. Importante a tener en cuenta: tienen que ser veterinarios con experiencia en castraciones de gatos de colonias felinas (que hagan incisiones muy pequeñas, que los puntos sean intradérmicos, que pongan convenia para que tengan antibiótico de larga duración, etc.) y pide que le hagan el cortecito en la oreja para saber que el gato está esterilizado: nosotras pedimos corte en la derecha para machos y en la izquierda para hembras.
  3. Post-operatorio del gato: hay clínicas que por una cifra económica te permiten tener al animal allí mismo pasando el postoperatorio. En los machos son unas pocas horas, pero en las hembras según qué operación pueden ser hasta varios días, por eso es muy importante que elijas bien el veterinario que les vaya a operar, ten en cuenta que un gato salvaje no es como uno casero: se deprimen y estresan en entornos que no son los suyos, por eso siempre es conveniente abogar por aquellas operaciones que necesiten el post-operatorio más breve. Si no puedes dejar al gato en la clínica, en el caso de los machos con tenerlos unas horas después de la intervención valdría (todo siempre pautado por el veterinario) y en el caso de las hembras, puedes comprarte un jaulón como éste y tenerla unos pocos días aislada, muy tranquila sin estresarla, hasta que esté recuperada, y nunca sacarla del jaulón (así tuvimos a un peque en jaulón)
  4. Soltar al gato: después de pasar el post-operatorio con éxito, ya solo te queda soltarlo en su colonia y desearle la mejor vida posible. A la hora de soltarlo, asegúrate que no sea un lugar peligroso, porque al abrir la puerta, saldrá corriendo sin rumbo como en este vídeo, y aunque a nosotras nunca nos ha pasado, puede ser que les atropellen o se den algún golpe. Lo ideal siempre es soltar por la noche o de madrugada.
  5. Hacer un seguimiento: puedes crearte un documento sencillo, en el que pongas la foto de cada gato esterilizado con la fecha en la que se le operó, sexo, edad, en qué oreja tiene el corte, si le han tenido que dar algún tratamiento especial, o llegado el caso, fallecimiento y causa del mismo.
  6. Clínicas veterinarias: puedes consultar en este apartado las clínicas veterinarias que colaboran con nosotros.
  7. Contactos: las asociaciones Gestión Felina, SOS Felinos, Madrid Felina, Majadacats, Plataforma Gatera Madrid, CESCAT, etc. pueden asesorarte también de cómo gestionar colonias, y tienen también contactos con veterinarios que ayudan a particulares a gestionar las colonias, además de voluntarios que puede que te echaran una mano. 
CÓMO BUSCAR HOGAR A UN ANIMAL RESCATADO

Buscar adopción no es difícil, pero requiere tiempo. Nosotros dedicamos gran parte de nuestro tiempo a dar a conocer a todos los peques en adopción, porque a no ser que haya alguien de tu entorno que lo quiera adoptar, necesitarás herramientas para llegar a su futura familia adoptiva.

En caso de que no pudieras quedarte con el animal, te asesoramos para en caso de que lo quieras dar en adopción de forma particular, lo hagas de forma responsable. ¿Por qué? Porque mucha gente cree que dar un animal en adopción es regalarlo, y tenemos que ser coherentes y responsables: ES UNA VIDA. Aunque no sea tu intención, puede suceder que por no conocer más a la familia ni pasar ningún filtro, lo termines dando a personas equivocadas y que tanto esfuerzo no ha servido para que el animal continúe a salvo. Dándolo de forma responsable en adopción hará que las personas implicadas en el rescate del animal os quedéis tranquilas y consigáis lo mejor para el. 

Difusión

  1. Crea un evento en facebook, y hazle un álbum con unas buenas fotos. No intentes que de pena, ¡al revés! Resalta todas las buenas facetas del pequeño, y lo luchador que está siendo por salir adelante. Cuenta su historia en detalle y haz que la gente quiera seguir sabiendo de él. Publica vídeos donde se le vea jugando, cariñoso, mejorando en cuanto a su estado de salud, en consultas veterinarias, etc.
  2. Crea una cuenta de Instagram exclusiva sobre él, donde publiques vídeos y fotos, momentos dulces, divertidos, y pide a la gente de tu entorno y asociaciones de tu ciudad, que lo difundamos. Publica mínimo 3 veces por semana contenido variado.
  3. Crea una cuenta de TikTok exclusiva sobre él, donde publiques fotos y vídeos cortos: puedes añadir música, stikers y muchas cositas para hacer la publicación más llamativa.
  4. Difúndelo por Twitter y etiqueta a la gente de tu entorno y asociaciones de la misma ciudad.
  5. Haz carteles tanto para poder enviar por whatsapp, email, y poder imprimirlos y ponerlos por tu barrio, veterinarios y zonas donde transite gente y tenga un vínculo con los animales.
  6. Haz mucho hincapié a la gente de tu entorno cercano, por ser conocidos y así poder tener siempre información sobre cómo está el animal: familiares, compañeros de estudio o trabajo, amigos de amigos, etc. será un modo de asegurar que el animal está en buenas manos, además de poder animarles a ir a ver a los peques a tu casa y los conozcan en persona.
  7. Busca foros y APPs de difusión de animales en adopción.

Si alguien se interesa por el animal, detallales que es una VIDA, no un juguete. Que requerirá cuidados veterinarios, alimentación, cariño y estar pendiente de el, y todo eso conlleva un respaldo económico que si no están dispuestos a asumir, es mejor no darlo, por el bien del animal. Si ves que no les convence, no intentes convencer a nadie porque eso será que no lo quieren y terminarán devolviéndotelo o dejándolo por algún lugar en la calle, otra familia que no conozcas, etc.


El proceso de adopción que nosotras seguimos (y puedes ver en esta misma web) es:

  1. Una vez la persona contacta, le pedimos que conozca al animal. Si por algún motivo no se pudiera, recomendamos enviar todo tipo de fotografías y vídeos para que se haga una idea lo más cercana posible del animal.
  2. Pedimos que rellenen el Formulario Pre-Adopción. Esto es un buen filtro para saber si la persona será la adecuada, y saber si el animal tendrá una buena vida. Este documento lo encontrarás al final de esta página. Está adaptado a la versión particular, por supuesto no autorizamos que se complete con ningún dato relacionado con Asociación Colonia Procats.  
  3. Si convence la información facilitada en el formulario, sería conveniente hacer una llamada o videollamada para disipar posibles dudas y ver la casa. Fijarse en si las ventanas, balcones, terrazas y jardines están protegidos de forma segura (nada de redes con velcro o cremalleras: rejas, redes fijas que tapen al completo la ventana, etc.), ver cómo tienen cuidados a los animales de la familia, si hay otras personas en la familia, como interactúan con los animales de la casa o qué piensan acerca de la nueva llegada, si la casa reúne unas condiciones básicas y generales de higiene, si la persona se muestra sensible y entusiasmada ante la llegada del animal, si tiene intención de dejarlo salir a la calle, etc. Recordamos que si el animal es un poco esquivo o temeroso, deberá ir con una persona que le pueda dedicar tiempo para que se adapte bien, de lo contrario te lo terminará devolviendo. En este caso especial, comenta con detalle todo lo que el animal necesitará, no te dejes nada en el tintero: ese tipo de cosas solo hacen que luego haya más opciones para que lo quieran devolver. Lo mejor de todas maneras es animar a que vayan a visitar al animal y lo vea el futuro adoptante en su actual casa.
  4. Si la visita fuera bien, ya sería llevar al animal al veterinario antes de llevarlo a su nuevo hogar. La cartilla veterinaria debería detallar fecha y sello del veterinario, y el animal si aun no ha alcanzado la edad mínima para ser esterilizado, tendría que ir: vacunado, revacunado, desparasitado, testado y con chip a tu nombre como responsable.
  5. Llevarías al animal a su nuevo hogar. Una vez allí, ya sería firmar el Contrato de Adopcion. En este contrato podrás detallar el estado de salud con el que das al pequeño y tendrás el compromiso de la persona que los adopta firmado, para que, si lo abandona, hace daño, o no lo tiene atendido, puedas reclamarlo y traértelo de vuelta. Si lo ves conveniente puedes pedir que te den a modo donativo por la adopción, parte de los gastos veterinarios del animal, o que el adoptante se comprometa a llevarlo al veterinario y te lo reporte después. Otra cosa muy importante es que al gato le pongas chip a tu nombre. Eso hará que a nivel legal, el gato sea «de tu propiedad» y si vieras algo extraño o que no te guste de esa familia, podrías reclamarlo. Para reclamar al animal sería indispensable el contrato de adopción firmado y el chip a tu nombre.  Este documento lo encontrarás al final de esta página. Está adaptado a la versión particular, por supuesto no autorizamos que se complete con ningún dato relacionado con Asociación Colonia Procats.  
  6. Hacer seguimiento: pide alguna foto, ve a ver al animal, etc. Y al cabo de 6 meses o 1 año (según lo especifiques en el contrato) ya podrías quedar con el adoptante en la clínica (así puedes ver al animal en persona) y hacer el cambio de titular del chip.

Siguiendo estos pasos, podrás conseguir una buena adopción, o pasar muchos filtros para tener más posibilidades de que la adopción sea exitosa. Como todo, nada es seguro: la vida da muchas vueltas y podría ser que al cabo de un tiempo por algún motivo, el adoptante te devolviera al animal. Tienes que ser consciente de que esto podría pasar, y de ser así sería volver a comenzar el proceso.

Sabemos que es un proceso muy arduo, lento, detallado… Llevamos 6 años aplicándolo y hemos gestionado 100 adopciones de las cuales menos de 5 han sido devueltos. Creemos que lo hacemos lo mejor posible y esperamos que tras aprender de nuestras propias experiencias, las tuyas sean más positivas todavía. Hemos conocido gente maravillosa que ha cuidado, y cuida, a todos los pequeños que hemos rescatado. Y estamos infinitamente agradecidos con todos ellos.