Esperan adopción

Buscan su media naranja… ¡podrías ser tú!

Se encuentran en casitas de acogida o en refugios mimoseando, a la espera todos ellos de una adopción responsable. Algunos ya están listos para ser adoptados, otros en el punto intermedio de adaptación con personas y/o otros animales (aptos para irse adoptados, pero con familias especiales que les dediquen tiempo y sean pacientes y empáticas) y otros que aún requieren mucho trabajo para irse adoptados y preferimos esperar. Sus historias y pasados son muy diversos: la mayoría recogidos de la calle por haber nacido allí, ser abandonados, maltratados o tener alguna enfermedad que les impida vivir en la calle, o en menor medida, de las perreras o personas que por graves circunstancias no podían seguir teniéndolos. Si te apetece tener más info sobre algún peque en concreto, escríbenos.


En refugios

Necesitan madrinas y padrinos ¡ayúdales!

Tras muchos años y experiencias, hemos aprendido que hay que distinguir entre gato casero (apto para vivir en un hogar), gato callejero (abandonado en la calle, pero apto para un hogar) y gato feral (salvaje, nacido y criado en un hábitat al aire libre, fuera de un hogar, y complicado que sea apto para un hogar). Por eso, ante desalojos de colonias felinas o rescates de gatos ferales en estado grave, nos hemos visto en la necesidad de llevarlos a refugios donde se adapten y vivan de por vida, en semilibertad. Estas estancias nos supone abonar una cuantía mensual de, hasta la fecha, 100€/mes desde el año 2014.

Actualmente no cubrimos ni la mitad de dicha cifra, y necesitamos padrinos y madrinas para poder lograrlo ¿te animas a apadrinar un gato feral? 

BAMBESIMBAAKANEAUDREYBAGHEERABASTETCOCOCRONOSGREYIZZYKEKOLUIGIMICAMULÁNNIEBLAPALMAPIPORIGODÓNROMY